• Abel T.

Rutas para redescubrir el Pirineo y las montañas más cercanas durante esta primavera



Llega de nuevo la primavera y con ella otra nueva explosión de color en la naturaleza, tanto en las montañas más cercanas como en las del Pirineo. Es la excusa perfecta para salir a los caminos, riberas de los ríos y merenderos en busca de aires nuevos con los que reconciliarnos con la vida.

En 'Piedra de Toque' conversamos con los responsables de la editorial Sua para encontrar nuevas rutas entre todas sus novedades editoriales, como la gran travesía de Legarmendi, de 25 kilómetros por el lado más desconocido del parque natural de Urkiola; el paseo junto al río Barbadún en Sopuerta, Bizkaia, entre molinos y ferrerías; o los saltos de agua en la Artiga de Lin, en pleno Valle de Arán.

El Parque Natural de Urkiola es mucho más que la emblemática cima del Anboto (1.331 metros) y bien lo comprueban el centenar de montañeros que se lanzan a recorrerlo cada fin de semana. El editor de Sua, Hektor Ortega, propone para las próximas semanas descubrir los 25 kilómetros por los que discurre la gran travesía de Legarmendi desde Amorebieta hasta Urkiola por la sierra de Aramotz, Eukuagatx y Saibi. Un exigente recorrido con un desnivel acumulado de más de 2.000 metros positivos para aquellos que deseen disfrutar de los soberbios paisajes de este parque natural, así como poner a prueba sus piernas.

Toda la información necesaria sobre la ruta en torno al Parque Natural de Urkiola, de la colección Euskal Herria, ha sido elaborada por el periodista y fotógrafo Alberto Muro.

Las riberas de los ríos son siempre una buena ruta para caminar entre flora, verdes paisajes y los vestigios de antiguas formas de vida. El periodista Javier Pascual recoge hasta 23 escapadas diferentes por los ríos de todo el País Vasco, Navarra e Iparralde en 'Excursiones por riberas de ríos', entre las que escogemos la del desconocido para muchos río Barbadún de Sopuerta, en Bizkaia.

"Caminaremos siete kilómetros acompañados por el rumor del agua y un bosque galería que nos hablará de molinos y ferrerías", explica Ortega. La ruta termina en Muskiz, junto a la ferrería museo El Pobal. "Dos horas de caminata por nuestra historia industrial, junto a un río y en plena naturaleza", resume.

La zona media de Navarra encierra enclaves siempre atractivos como el medieval monasterio de Leire o castillo de Javier, cañones naturales como la Foz de Lumbier, viñedos como los de Olite o miradores naturales como el pueblo de Ujué, asentado sobre una colina. Todos incluyen propuestas gastronómicas propias para saborearlos también con el paladar, como propone el periodista de viajes Jordi Bastart en su nueva guía 'La vuelta a Euskal Herria: la gran ruta vasca en coche'.

A través de una gran ruta circular, destaca en la sexta parada esta zona de Navarra también conocida como capital del vino, con Olite como gran referencia. "Las pochas de Sangüesa, el vino rosado o las migas de Ujué bien merecen una escapada a esta maravillosa zona de Navarra", anima el editor de Sua, Hektor Ortega.

En pleno Pirineo, el Valle de Arán atrapa a los visitantes por sus cascadas, picos y collados tanto en pleno invierno como en verano. Ahora que la primavera alarga los días, es un buen momento para descubrir muchos de sus rincones y diseñar escapadas largas. Más de 30 propuestas han documentado los diferentes autores de la última guía de "El Mundo de los Pirineos", con un cuidado equilibrio entre excursiones a sus grandes cimas y paseos sencillos para descubrir todo su potencial.

"La Artiga de Lin es un rincón idílico por los saltos de agua que forman las subterráneas aguas del Aneto, así como los pastos bucólicos salpicados de ganado en libertad y las posibilidades de caminar en familia durante una sencilla hora y media", destaca Argiñe Areitio, directora de la editorial Sua y autora de la guía junto a Gorka López e Ignacio González Orozco.

Y cerramos esta serie de propuestas de escapadas y novedades editoriales junto al mar Cantábrico, a los pies de Jaizkibel, contemplando el espectáculo que ha creado el viento y el salitre sobre las rocas. Los amantes de la fotografía de naturaleza e Instagram tienen en las rocas de Labetxu una ruta de cuatro horas por la que descifrar las formas en las que la erosión ha esculpido los acantilados. Hasta 25 rincones similares propone el periodista Eduardo Viñuales en “Rutas a parajes idílicos” del Pirineo Occidental.

3 visualizaciones0 comentarios