• Abel T.

La eólica se moviliza y pone en valor su papel como motor de la transición verde



El futuro de la transición ecológica en España pasa por la energía eólica. Así se deduce del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), la hoja de ruta del Gobierno para garantizar el cumplimiento de los objetivos de neutralidad climática. Ante esta realidad, el lobby eólico se ha movilizado y ha puesto en marcha una iniciativa a la que han bautizado como 'Vientos de futuro', con el objetivo de impulsar el desarrollo de esta tecnología en territorio nacional y poner en valor el papel de los molinos de viento como motor de la sostenibilidad energética en España. La energía eólica es ya la primera fuente de generación eléctrica en España. De acuerdo con el PNIEC, esta tecnología está destinada a aumentar su peso en el mix energético nacional de forma significativa hasta 2030, cuando está previsto que pase a suponer el 35% de la generación eléctrica del país. El salto es considerable si se tiene en cuenta que actualmente este porcentaje se sitúa en el 23%. Este hito exige duplicar la potencia eólica actual en menos de diez años, a fin de que el 74% de la energía que se produce en España tenga sello verde al final de la década. En este contexto, 'Vientos de futuro' supone un acicate para abordar estos desafíos, sin perder de vista que cualquier hito exige de un modelo energético renovable, sostenible y justo. La campaña surge marcada por un espíritu de colaboración entre la industria y la sociedad civil, cuyas reivindicaciones no siempre coinciden con la senda que está recorriendo la industria renovable en España. Precisamente, es en este contexto donde cobra mayor importancia el movimiento del sector eólico. Detrás de 'Vientos de futuro' se encuentran distintas instituciones. La Asociación Empresarial Eólica (AEE), el laboratorio de ideas Nueva Economía e Innovación Social, la plataforma Talento para la Sostenibilidad y la Fundación para la Investigación del Clima (FIC). La iniciativa, no obstante, nace con las puertas abiertas a la adhesión de otras asociaciones y colectivos que compartan el compromiso con el desarrollo eólico como fuente de energía renovable, eficiente y autóctona. Los impulsores abogan por un desarrollo eólico sostenible con el territorio y compatible con el entorno y la protección de la biodiversidad, en un modelo de convivencia entre la eólica y otras actividades fundamentales para el desarrollo local, como la ganadería, la agricultura y el turismo. El proceso colaborativo de Vientos de futuro cristalizará en un Manifiesto, que reflejará los principales compromisos adquiridos, de la mano de las entidades impulsoras y las organizaciones adheridas

4 visualizaciones0 comentarios