• Abel T.

España, ante la oportunidad de liderar la transición energética



Los efectos de la crisis ucraniana en materia energética refuerzan la convicción de Europa para acelerar la transición ecológica. Los actores emergentes en el panorama energético nacional creen que España tiene potencial para liderar este futuro verde.


El impacto de la invasión de Ucrania sobre el panorama energético continental impulsa los planes de la Unión Europea para acelerar la transición hacia las energías renovables y limpias. En este contexto, España reúne todos los requisitos para situarse como eje de la transformación hacia esta economía verde, como han subrayado esta mañana algunos de los actores emergentes más destacados del sector en el Encuentro del Sector Energético de EXPANSIÓN, celebrado con el patrocinio de Iberdrola, Enagás, Ence, Naturgy, Capital Energy, Exolum, Ingeteam, Redexis, Forestalia, Gransolar Group, TotalEnergies, Factorenergia, Tecnalia y Nortegas.

Aunque la situación es compleja a corto plazo, en el horizonte "se abre una gran oportunidad para España, que es un país privilegiado en cuanto a recursos renovables", afirmó Emili Rousaud, fundador y consejero delegado de Factorenergia. Siempre que España sea capaz de abordar una profunda transición energética, Rousaud ha hecho hincapié en que "podremos convertirnos en una potencia energética en Europa, lo que significa que nos coloca en posición de ser una potencia industrial o un gran exportador de energía al resto del continente".

Por su parte, Juan José Sánchez Domínguez, consejero delegado de Capital Energy, ha recalcado que "la tragedia en Ucrania nos recuerda la relevancia de esta transición energética hacia un modelo energético más sostenible, que tenga como pilares fundamentales la seguridad de suministro a precios competitivos y asequibles". En el caso español, esta transición requiere a corto y medio plazo una aceleración masiva del despliegue de renovables maduras como la eólica y la fotovoltaica.

No obstante, el responsable de Capital Energy ha advertido que existen obstáculos que dificultan este proceso: "Debemos reducir como país las barreras administrativas, que se unen a la contestación social ante el desconocimiento sobre el despliegue en renovables y otros retos exógenos como la inflación o las tensiones en la cadena de suministro".

En paralelo, Carlos Reyero, director general de Forestalia, ha puntualizado que "esta transición tiene un coste y tenemos que hacer un esfuerzo como sector para explicar a la sociedad que nos va a afectar a corto plazo pero nos permitirá llegar a un lugar mejor a largo plazo". Pese a la incertidumbre y la volatilidad en el escenario actual, Reyero ha incidido en que "nunca debemos perder de vista que, una vez completada la transición, la meta es un modelo nuevo".




Perspectivas


¿Es realista pensar que España pueda depender sólo de las energías renovables? Carlos Reyero ha afirmado que "la posibilidad de ser 100% renovables existe: el acceso a los recursos y la tecnología juegan a nuestro favor". No obstante, el horizonte temporal es a largo plazo, como recalca Sánchez Domínguez: "Primero es necesario tener un mix de generación eléctrica cada vez más renovable y, a partir de él, podremos apalancarnos para ir abriendo el resto de vías necesarias".

Asimismo, Emili Rousaud ha matizado que "el timing va a depender del dinero que se invierta. Si hay una decisión clara de invertir recursos, pueden acelerarse los plazos de tiempo".


Bolsa




En los últimos meses, la situación convulsa en el sector ha llevado a algunas de estas jóvenes comercializadoras a aplazar sus planes de salida a Bolsa. Es el caso de Capital Energy, cuyo consejero delegado ha explicado que "exploramos la posibilidad en un momento donde le mercado público valoraba muy bien las compañías del sector, pero esa situación cambió y decidimos suspender el proceso. No está descartado para un futuro, pero por el momento no lo vemos".

Una experiencia similar es la que ha vivido Factorenergia, que contempló seriamente durante el año pasado la posibilidad de saltar al parqué. La decisión de la compañía, como ha indicado Rousaud, pasa por esperar tiempos mejores: "La puerta no está cerrada en absoluto, pero creemos que en los próximos meses no habrá una coyuntura idónea para salir a Bolsa, con un mercado tan volátil como este".

5 visualizaciones0 comentarios