• Abel T.

El futuro sostenible empieza ya

Switch enclava en Valladolid su planta de autobuses cero emisiones neutra de carbono



El calendario avanza y los plazos son exigentes, pero nada parece inquietar al inglés Andy Palmer, consejero delegado de Switch Mobility. Ha elegido unos terrenos del término municipal de Valladolid para crear una plata de autobuses y furgonetas cero emisiones, además de un centro de I+D+i que trabaje en proyectos eléctricos. Hoy por hoy es un solar de 140.000 m2 en Soto de Medinilla arrendado a la azucarera Acor. Antes de que acabe el año debe salir de una planta de montaje allí construida un autobús eléctrico de 12 metros. El primero de muchos, porque en 2024, el CEO ha planificado una producción anual de 50.000 unidades, contando comerciales ligeros.

Pero lo que prefiero enfatizar es que la construcción será neutra en emisiones, al igual que los vehículos que se producirán. No vamos a montar una planta de vehículos elécticos sin más, sino una capaz de hacer una industria por el bien del planeta con cero emisiones netas. Con esta compromiso también vamos a plantar 2.000 árboles en los terrenos, uno por cada empleado que esperamos contratar, sub raya Andy Palmer en una entrevista en el diario El Mundo. Cree que se crearán otros 5.000 indirectos.


La primera piedra no se pondrá oficialmente hasta el 18 marzo, pero el plan que ya habían anunciado Palmer y la presidenta de Switch Iberia, Evan Driessen, en diciembre no varío. La compañía, dominada por la india Ashok, cuarto fabricante mundial, cuarto fabricante mundial de autobuses, ha comprometido una inversión de 100 millones de euros en un proyecto que cuenta con recibir fondos de PERTE de automoción español (VEC, Vehículo Eléctrico y Conectado) para la planta de vehículos como para la de baterías prevista. Y tiene prometidas subvenciones y ayudas tanto del Ayuntamiento de Valladolid como de la Junta de Castilla y León. Switch Mobility eligió Valladolid por la cercanía con Renault, Michelin y la red industrial que acompaña a estas multinacionales. Desde Pucela exportará a Europa y más tarde a Latinoamérica. Palmer reconoce que la conexión americana influyó en elegir España como centro productivo, el terccer tras los de Chennay (India) y Leeds (Reino Unido). Comprende que pueda parecer fantasioso producir vehículos ya en 2022, pero confía en una planificación con tres fases, con todo previsto para que comience la producción en el cuarto trimestre de este año. Le importa más hacer historia, construir algo en beneficio del área y del planeta. No estamos hablando de descarbonización en el futuro, el futuro sostenible es ¡ya!


Técnicamente, los vehículos de Switch prometen reducir su coste total de propiedad, mediante una construcción por módulos y la reducción de su peso total. Las baterías serán del tipo NMC más ricas en níquel, más ligeras, rápidas en la recarga y más duraderas.

El área de Valladolid, Castilla y León y España se beneficiarán con 2.000 empleos de calidad directos y 5.000 indirectos, según los cálculos de Switch Mobility. También con la utilización de componentes cuanto más próximos mejor. Nada de importar de China y sí de regiones más próximas y si pueden ser locales, mucho mejor, expone Andy Palmer.

El ejecutivo ha encontrado toda la colaboración de las autoridades españolas, del Gobierno y en especial de la ministra de Industria (Reyes Maroto), alcaldes y políticos. Pero no revela acuerdos por los que se comprometan a adquirir vehículos Switch. Lo único que dije desde que tendrían autobuses y flotas únicas en lo sostenible y fabricadas aquí, en España. No sé sus plazos de renovación de flotas. No hay relación directa entre las conversaciones previas y los autobuses que puedan venderse, asegura




3 visualizaciones0 comentarios