• Abel T.

Así va la transición verde en España



El 40% de los fondos europeos se destinará a acelerar la desparbonización de la economía y el despliegue de energías renovables. ¿Qué se ha hecho hasta ahora?

La transición ecológica es el pilar principal del plan de recuperación español. De los 69.528 millones de euros que el Gobierno recibirá de la Unión Europea a fondo perdido, un 40,29% es decir, más de 28.000 millones, se destinarán principalmente al despliegue de energías renovables, la conservación y recuperación del ecosistema, el fomento de una movilidad sostenible y la transformación del sistema agroalimentario y pesquero. A la transformación digital, la segunda partida de gasto más relevante, le corresponderá cerca de un 30% del presupuesto. Pero la sostenibilidad estará presente en todas las inversiones donde se utilice dinero comunitario, ya que estas deben respetar el denominado filtro verde, para que no provoquen ningún daño significativo al medio ambiente. Del dinero presupuestado, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto De-mográfico (Miteco) asumirá la gestión de la mayor parte. En concreto 15.339 millones. De esa suma, 10.756 millones irán destinados a la transición energética, justa e inclusiva, mientras que los 4.583 millones restantes se dedicarán a infraestructuras y ecosistemas resilientes.

Retrasos Hasta ahora, el Ejecutivo ha dado luz verde a tres partes, de los cuales dos tienen el claro cometido de impulsar la transición ecológica. El primero que recibió la autorización, en julio de 2021, fue el del vehículo eléctrico. El desarrollo de este proyecto prevé una inversión total de más de 24.000 millones de euros en el periodo 2021-2023 con una contribución del sector público de 4.975 millones de euros y una inversión privada que se espera

Seat aspira a captar parte de los fondos para actualizar su fábrica de Martorell.

Los fondos para el coche eléctrico y el hidrógeno verde aspiran a crear 420.000 empleos

La aprobación del Perte para el sector agroalimentario estaba prevista para otoño de 2021

que alcance los 19.700 millones. Su objetivo es transformar la industria automovilística asentada en España de cara a la expansión del coche eléctrico. Por ello, los proyectos que aspiren a captar el dinero deberán, obligatoriamente, producir baterías o pilas de hidrógeno. No obstante, desde el sector se ha lamentado la tardanza de su puesta en marcha, que ha provocado que la concesión de ayudas no se vaya a resolver hasta el tercer trimestre de 2022, reconoció ayer el Gobieno, Ya en diciembre, Anfac, sociedad que representa en España a Volkswagen, Renault, Stellantis, Mercedes-Benz o Ford, entre otras marcas, alertó de que "la necesidad de que se activen los fondos del Perte es cada vez más urgente". El otro Perte con fines sostenibles recibió el visto bueno hace apenas un mes y medio. Se trata del diseñado para energías renovables, hidrógeno verde y almacenamiento. Dotado con 6.920 millones de dinero procedente de los fondos europeos, este proyecto movilizará 9.450 millones del sector privado. Lo previsto es que el grueso del presupuesto esté disponible entre 2022 y 2023 y los proyectos beneficiarios se ejecutarán hasta 2026. En diciembre, el Ejecutivo lanzó los primeros 50 millones de euros de una línea de ayudas para iniciativas que mejoren el almacenamiento energético. Además, anunció 250 millones para el impulso de la cadena de valor del hidrógeno renovable. Pese a estas convocatorias de última hora, desde omanízaciones como CEOE o Cepyme se ha criticado la "lentitud" en la ejecución de los fondos comunitarios. Para tranquilizar a los agentes económicos, el Gobierno se ha comprometido a movilizar más de 24.600 millones en la primera mitad de 2022. De este montante, a repartir entre ministerios, comunidades autónomas y ayuntamientos, 7.421 millones irán a proyectos relacionados con la transición energética y 7.223 millones a movilidad sostenible. Por último, aún se encuentra en estudio el Perte para el sector agroalimentario, que el ministerio dirigido por Luís Planas está desarrollando junto al de Industria y que contará una dotación máxima de 1.000 millones. Su aprobación tampoco está cumpliendo con los plazos previstos, ya que desde el Ejecutivo se apuntó a que su presentación tendría lugar en otoño de 2021. Entre sus principales objetivos está el de mejorar la eficiencia energética, reduciendo así su impacto medioambiental, y reforzar la calidad de los alimentos.

Los fondos europeos también estarán al alcance de particulares en forma de subvenciones, como las que se otorgarán a los ciudadanos que decidan cambiar su coche de diésel o gasolina por uno eléctrico o de pila de hidrógeno. A través del plan Moves 111, dotado inicialmente con 400 millones de euros, quien realice esta operación gozarán de una ayuda estatal de 4.500 euros.

Hidrógeno Renovable: Un proyecto de pais Estrategia de Transición Justa Modernización de las Administraciones Públicas Política Industrial España

El Ministerio liderado por Teresa Ribera gestionará 15,339 millones para la transición verde, más de la mitad del presupuesto total.

7.000 euros si se manda al desguace el vehículo antiguo. Otra de las ayudas más conocidas es la destinada a la rehabilitación energética de viviendas. De los 5.520 millones con los que ha nacido este plan, 2.970 irán destinados a esta tarea. Las subvenciones por domicilio podrán alcanzar los 24.000 euros en el caso de que la actuación se realice en todo un barrio y de que este sea considerado como vulnerable. Un ciudadano particular podrá beneficiarse de esta subvención hasta 2.000 euros por rehabilitar su domicilio habitual. Para ella la obra deberá alcanzar un ahorro en consumo de energía primaria no renovable superior al 3% o reducir en más de un 7% su demanda anual de calefacción y refrigeración. Galicia es una de las comunidades autónomas que ya tiene abierto el plazo para pedir la ayuda, enfocada en primer lugar a 251 municipios con menos de 5.000 habitantes. Por su parte. Astwias ya ha puesto en marcha líneas de ayuda para fomentar la implantación de instalaciones de autoconsumo energético, amacenamiento y climatización a partir de energías renovables. Esto se enmarca dentro de un plan nacional de 600 millones de euros ampliables hasta 1.320 millones a medida que las autonomias agoten sus asignaciones iniciales. El Ejecutivo también ha repartido entre las autonomías 462 millones para la regeneración medioambiental del territorio, de los que 106 millones irán destinados a la restauración de ecosistemas. Otros 77 millones se utilizarán para elaborar planes e instrumentos de gestión forestal sostenible, mientras que a la mejora de la biodiversidad terrestre se le asignarán cerca de 61 millones.


7 visualizaciones0 comentarios